Sobre la silla Butterfly o BKF

¿Os habéis sentado alguna vez en una silla Butterfly o BKF? La reconoceréis precisamente por ser una silla con forma de mariposa, con una funda de piel o sintética que se somete a una estructura de hierro o acero. Al sentarse, o según cómo nos sentemos, la forma varía ligeramente dando una sensación de movilidad tan placentera como la de una hamaca. Podéis verla en nuestro catálogo.

Silla BKF en Fiaka por 140 €

Pero la silla BKF es mucho más. Como diseño mítico de la historia del mueble, se integra en cualquier decoración aportando las características de su esencia: confort, modernidad, libertad de espacio… Apostar por este tipo de sillas Butterfly dice mucho de un interiorista o decorador. Sus siglas son las iniciales de sus creadores, Bonet, Kurchan y Ferrari, un catalán y dos argentinos que la diseñaron en 1938 (época de diseños estilizados) en Buenos Aires, y que pronto se enfrentaron a una supuesta influencia de la silla de campaña Tripolina, aunque siempre lo negaron. Podéis encontrar una silla BKF original en el mismísimo Museo de Arte Moderno de Nueva York, que la premió, y en el Knoll Museum, que adquirió sus derechos de fabricación en 1947 dándole una difusión mundial (se calcula que en los años 50 se fabricaron 5 millones de sillas Butterfly).

Fotos de silla butterfly antiguas, a la venta en Fiaka

Las variaciones que admite este diseño, para hacer sillas u otros muebles, con su concepto de soporte pendular, son muchísimas. La funda original era de cuero, aunque hoy ya se hace con todo tipo de materiales. En Fiaka.es podréis encontrarla en 17 colores, aunque podemos fabricarla en otro color, material o estampado necesario. Podéis encontrar la silla BKF de Fiaka en, por ejemplo, Spinosa Boards.

Logo