¿Qué es el estilo mediterráneo en el diseño de interiores? 

La decoración mediterránea se caracteriza por la luz, los muebles de madera y unos colores claros que generan frescor y alegría. No solo se trata de un tipo de decoración, sino de un estilo de vida en general. El estilo de vida del mediterráneo es un estilo relajado, donde el protagonista principal es el sol y el buen tiempo. Para aprovechar esa iluminación, se realzan los tonos de blanco, mezclados con tonalidades azules y marrones que recuerdan al agua y al mar, dos de los elementos principales del mediterráneo. ¿Quieres conocer más acerca del estilo mediterráneo en el diseño de interiores? ¡Quédate con nosotros!

¿Qué es el estilo de decoración mediterráneo?

El estilo de decoración mediterráneo en el diseño de interiores es aquel que está basado en la decoración de los países que bordean el mar Mediterráneo.

estilo-decoracion-mediterraneo
Imagen: homestolove

Este tipo de estilo de decoración se caracteriza principalmente por tratar de evocar ese ambiente cálido y despreocupado de lugares como Ibiza o Santorini. Lugares donde se disfruta de la misma forma la vida en el interior y en el exterior de las casas.

mobiliario-estilo-mediterraneo
Imagen: unapizcadehogar

En este tipo de estilo mediterráneo destacan muebles con materiales y acabados naturales, siempre distribuidos bajo un enfoque minimalista y chic.

decoracion-interiores-estilo-mediterraneo
Imagen: arkitetti

Cuando nos referimos al estilo mediterráneo, no necesariamente nos referimos a un estilo de decoración basado en la estética de países del sur de Europa que bordean el mar Mediterráneo, como es el caso de Grecia, Italia o España.

Este estilo no proviene únicamente de estos tres países, sino que también se incluyen algunos elementos procedentes de países como Israel o Marruecos.

dormitorio-decoracion-mediterranea
Imagen: micasarevista

Aunque muchas culturas mediterráneas toman prestados elementos del estilo de otras y comparten una sensibilidad colectiva relacionada con su proximidad al mar Mediterráneo, cada una de ellas posee siglos de cultura y tradiciones de diseño totalmente distintas.

Características decorativas del estilo mediterráneo

  • Dar énfasis a la vida tanto en interior como en exterior.
  • Maximizar la luz natural y las vistas al exterior.
  • Ventanas y puertas arqueadas y revestimientos interiores arqueados.
  • Vigas a la vista, paredes de piedra natural y suelos de baldosa o madera.
  • Zonas exteriores que se aprovechan para colocar tumbonas o camas balinesas.
  • Espacios interiores amplios y ventilados.
  • Estilo «menos es más».
  • Uso de materiales naturales en los acabados y la decoración, como madera, ratán, azulejos, cerámica, terracota, hierro forjado, lino y algodón.
  • Paleta neutra con paredes de yeso blanco y acabados naturales.
  • Uso de colores y paletas que reflejan el entorno natural. Desde colores verdes o azules hasta amarillos y tonos dorados.
  • Espacio planificado para la familia, con mucha atención a las zonas comunes para incluir múltiples opciones de asientos, y una gran mesa de comedor.

Consejos de diseño de interiores de estilo mediterráneo

  • Concéntrate en lo esencial para mantener el desorden a raya.
  • Opta por tonos de blanco o crema para las paredes.
  • Considera la posibilidad de blanquear las paredes para añadirles textura.
  • Opta por un suelo de madera de tablones anchos o de baldosas, según las preferencias y el clima.
  • Utiliza el mismo suelo en toda la casa para crear un aspecto coherente.
  • Utiliza alfombras de tejidos planos en materiales naturales y colores apagados.
  • Para los acabados, considera usar materiales crudos como la piedra natural, la madera sin terminar, el bambú o el cemento. Algunos acabados de la madera son difíciles de encontrar en tiendas de muebles convencionales, por lo que tendrás que acudir a alguna fábrica de mobiliario donde puedan crearte una pieza de mobiliario a tu medida.
  • Incorpora materiales naturales para los muebles y objetos decorativos, como ratán, mimbre, paja, cuerdas, yute, lino o algodón.
  • Resalta la arquitectura existente o añade detalles como vigas de madera, piedra o azulejos de imitación para añadir carácter a una nueva construcción.
  • Elige objetos rústicos y esculturales, ya sean vintage o artesanales, como cerámicas, cuencos, cestas y jarrones.
  • Aprovecha al máximo la luz natural con ventanas descubiertas, persianas solares o cortinas traslúcidas.
  • Opta por alguna puerta o cristalera corredera para combinar la vida interior y exterior.
  • Experimenta con mosaicos para añadir interés y motivos a las habitaciones minimalistas.
  • Utiliza múltiples texturas para crear calidez e interés.
  • Amuebla los espacios exteriores, como patios, balcón o terrazas con el mismo cuidado que emplearías para decorar cualquier espacio interior, con una estética coherente entre el interior y el exterior.
  • Incorpora espejos o estanterías con materiales naturales.
  • Utiliza estanterías abiertas en la cocina para mostrar parte de la vajilla, la cristalería o los accesorios.
  • Si el clima lo permite, elige vegetación mediterránea como olivos o limoneros en maceta. Si no, prueba a colocar ramas o simples flores secas en un jarrón rústico.
Logo